sábado, 14 de mayo de 2011

Educación Vial y Prevención de accidentes


Os recordamos que el próximo martes 17 vendrán a la clase de Educación para la Salud dos miembros de la Asociación AESLEME, Asociación de prevención y de víctimas de accidentes: un monitor lesionado medular y profesional de la educación vial y un profesional sanitario. Desarrollarán una sesión específica y en profundidad sobre la temática de los Accidentes de Tráfico y Seguridad Vial que forma parte de los trabajos que estos compañeros vienen desarrollando desde hace veinte años. Seguro que será muy interesante, por lo que os recomendamos que asistáis a la clase en su horario habitual. Saludos!

29 comentarios:

David Cobos Sanchiz dijo...

Educación Vial: Precisamente hoy 16 de mayo hemos asistido a una interesante exposición en clase sobre Educación Vial. Aparte de invitaros a que comentéis por este medio qué os pareció el trabajo de vuestros/as compañeros/as, aprovecho para proporcionaros algunos recursos de gran interés sobre este tema:

- La Carta Europea de la Seguridad Vial es una plataforma participativa, integrada por empresas, asociaciones, centros de investigación y autoridades públicas que se han comprometido a llevar a cabo acciones concretas y a compartir sus buenas prácticas para resolver los problemas de seguridad vial de sus entornos cotidianos. El objetivo de esta Carta es ayudar a reducir el número de víctimas mortales. Tiene una página web donde ofrece información sobre actuaciones concretas: http://www.erscharter.eu/es

- La Unión Europea se ha unido recientemente a la Iniciativa “Década de Acción para la Seguridad Vial” de las Naciones Unidas (2011-2020), a fin de reducir los riesgos de los conductores. En la página http://osha.europa.eu/es/publications/factsheets pueden encontrarse hojas informativas sobre la campaña y la gestión de los riesgos de los conductores.

- La web www.seguridadviallaboral.es, promovida por la DGT y el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, y administrada por FESVIAL, tiene por objeto informar y fomentar la prevención de los accidentes de tráfico laborales. Se trata de una plataforma donde empresas, trabajadores, especialistas en riesgos laborales y formadores podrán consultar información, acciones y contenidos referentes a la prevención de estos accidentes.

Como veis, la Seguridad Vial, especialmente en todo lo que concierne a sus intrínsecas relaciones con la prevención de riesgos laborales es un tema en auge sobre el que habrá que seguir trabajando mucho en los próximos años.

Óscar dijo...

Sin duda laseguridad vial es algo muy importante que sin duda también hace que se reduzcan las muertes en carretera, bien por alta velocidad, bien por no conocer bien las señales, bien por lo que sea.

Oímos muchas quejas de toda clase se personas referente a que los conductores de automoviles conducen muy rápido, que se saltan semáforos o que van a una velocidad de 100k/h por una vía de 50k/h. Esto es verdad y por eso se ha llevado a cabo la medida del carnet por puntos, que ha hecho que eso se controle de mejor forma.

Pero esto no es todo, ¿cuántos de nosotros hemos cruzado la carretera sin mirar? ¿Cuántos hemos cruzados por donde no debíamos? ¿Cuántas personas mayores hay que no saben por donde cruzan y aún así lo hacen?

Algo muy actual de ahora es el carril bici en sevilla, una propuesta inmejorable para lacirculación y para mejorar el tráfico...pero ¿cuántos peatones hay que pasean por el carril sin atender a los ciclistas?

Por todas estas preguntas Educacion vial y la seguridad vial son asignaturas que todos tenemos pendientes, absolutamente todos. Tenemos que tener mucho cuidado pero también tenemos que respetar las señales ylos pasos señalizados y específicos. Si todos lo hicieramos no haría falta hablar de Educación vial o Seguridad vial, pero desgraciadamente nos hace falta, la pregunta sería por qué, si todos sabemoslo que tenemos que hacer.

Rosa Ana González dijo...

La exposición de los compañeros sobre Educación Vial ha sido perfectametne complementada con la charla a la que hemos podido asistir hoy. Nos hemos dado cuenta de que verdaderamente la educación vial no es ningún juego y que corren peligro la vida de muchas personas.

Un simple descuido, una no percepción del riesgo, el tomarse una copa de más y un largo etcétera puede hacer que nuestra vida cambie para siempre.

A pesar de que como señala el profesor, hay multitud de legislación y normas que rigen la importancia de la Educación Vial, en el día a día y en contacto con los ciudadanos de a pie, es difícil ver una concienciación efectiva.

ES una lástima que sólo cuando algo ocurre cercano a nosotros/as nos demos cuenta de que aspectos como estos se pueden prevenir. Como profesionales de lo social, estamos en la obligación de concienciar y sensibilizar a la población con respecto a la importancia de la Educación Vial y a la Seguridad Vial. Como muy bien han mostrado hoy los ponentes, es un tema bastante serio, que requiere profundización y que sobre todo, a pesar de las diversas campañas contra los accidentes de tráfico y otro tipo de campañas, se reduce muy poco las consecuencias ¿deberemos por tanto replantear los medios y métodos para Educar vialmente?

Ana Fuerte Ferrera dijo...

Considero que la educación vial es un ámbito fundamental de educación que debe asimilar la sociedad, pues hoy día, es una de las principales causas de muerte. Son muchos los accidentes que se producen cada años, y en la mayoría de ellos cuando no se fallece, se producen otros graves problemas de salud.

La exposición de las compañeras sobre este tema reflejó muy bien la realidad que existe hoy en día.Realizaron una dinámica muy ilustrativa, en las que se nos mostró como los pequeños despistes pueden ser fatales.

Uno de los mayores problemas que tiene la sociedad, es que la percepción del riesgo es mínima, y que siempre van a decir la famosa frase, y a la que también se ha hecho referencia en la charla de hoy: "no va a pasar nada".

debemos ser realistas de los riesgos que se corren, no es necesario salir a la calle con miedo, pero si con cierta precaución, pues son cosas tan simples como el no escuchar música demasiado alta que pueda producir distracciones, usar el casco, el cinturón de seguridad, no beber alcohol o consumir o medicamentos antes de conducir, etc. Todos estos pequeños detalles pueden salvarte la vida.

Beatriz Tapia dijo...

La clase de ayer podría decir que fue bastante efectiva. Realmente, estaban desarrollando una campaña de sensibilización de educación vial con nosotros, y la valoraría como bastante impactante, ejemplificativa, y por tanto eficiente.

En primer lugar nos comentaron la importancia de la educación vial, argumentando que los accidentes de tráfico han causado más muertos en Semana Santa que en ciertos períodos de tiempo en la guerra de Libia. Por otro lado, nos explicaron el concepto de riesgo mínimo, supuesta confianza del conductor que le expone a una situación de riesgo a consecuencia de un estado inadecuado por su parte.
Son muchas las distracciones a las que está expuesto el conductor, y son éstas una de las causas responsables de los accidentes en la carretera.

Sin duda, el momento más impactante de la exposición fue cuando nos explicaron el impacto de los accidentes y ciertas pautas de primeros auxilios. Alguno de los ejemplos fueron la mar de clarificativos, por decirlo de alguna manera, incluso desagradables, pero esta metodología sin tapujos la veo la única forma de llegar al destinatario, llamar su atención y sensibilizar al respecto.

Terminaron la exposición narrando cuál es el día a día de una persona en silla de ruedas y la importancia de que las barreras arquitectónicas sean eliminadas. Hagamos más fácil la vida de estas personas acondicionando las construcciones en la medida de lo posible para no dificultar su paso, o incluso negarle el acceso, algo que al parecer está más cuidado en Sevilla que en otras ciudades (sobre todo a través del carril bici).

En resumidas cuentas, pondría muy buena nota a una exposición que ha captado continuamente nuestra atención y que ha tratado una temática de suma importancia en nuestra sociedad actual.

Beatriz Tapia Concha
4º Conjunta Trabajo Social y Educación Social

Elena C.R dijo...

La exposición del pasado 17 de mayo sobre educación vial me ha gustado muchísimo ya que ha sido muy interesante y amena.

Los profesionales nos hicieron ver la importancia que la educación vial tiene y la poca concienciación que hay sobre este tema entre la población, sobre todo la población joven que, lamentablemente,es la más perjudicada. Y digo la más perjudicada porque los profesionales comentaron que, a pesar de toda la información que existe para los chavales, éstos siguen cometiendo imprudencias en su conducción o como peatones y sufren las terribles consecuencias que ello acarrea.

Nos expusieron en un lenguaje claro, impactante y concienciador las consecuencias que pueden tener nuestros actos tanto en la conducción como en la ayuda a un herido.

Pienso que es muy importante educar en este tema ya que lo que está en juego son vidas humanas y por un simple error o un simple acto imprudente puede desembocar en lo peor.

También nos dieron algunos consejos para evitar accidentes que, personalmente, de algunos no tenía idea.

Esta charla me ha servido para ser más prudente en la conducción y para fomentar la educación vial tan necesaria e importante para todos.
FDO: Elena Campillo Ruiz

Maleni Sánchez dijo...

La Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal, más conocida como AESLEME, tiene como origen el preocupante aumento de lesiones medulares y cerebrales a consecuencia principalmente, de accidentes de tráfico. De ahí que, desde 1990 se preocupen por la prevención de accidentes y para ello, hacen hincapié en la importancia de educar en seguridad vial.

Hoy martes día 17, nos han presentado su Campaña “Agárrate a la vida” con la que han pretendido mostrarnos la dura realidad que hay día a día en las carreteras españolas. Y es que, los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte y discapacidad en nuestro país para los menores de 34 años.

Además, hay que reseñar que el principal motivo de la mayoría de los accidentes son las distracciones ante el volante que hacen perder la concentración y por consiguiente, cometer infracciones que en muchas ocasiones puede acabar en accidentes mortales. Estas distracciones vienen producidas por usar el teléfono móvil, fumar conduciendo, utilizar navegadores… de manera que, si queremos que descienda la tasa de accidentes de tráfico TODOS deberíamos concienciarnos de que cuando se conduce, la más mínima cosa puede tener una grave consecuencia. También, hay otras determinadas conductas que pueden causar accidentes como son por
ejemplo, el conducir a demasiada velocidad, no hacer un Stop, saltarse un semáforo, conducir ebrio…

Ahora bien, hemos citado que determinados comportamientos al volante pueden tener un trágico final sin embargo, hay otras consecuencias como perder el carnet, pagar una multa muy elevada, cometer una infracción muy grave…
Ante esta situación lo más adecuado es aunar fuerzas en llevar a cabo medidas preventivas y precisamente, de eso se encarga AESLEME. Algunas medidas preventivas pueden ser: llevar puesto el cinturón de seguridad y de forma correcta puede salvar muchas vidas; para los más pequeños se recomienda el uso de sillas de retención infantil; regular a la altura de la cabeza del conductor y copiloto el reposacabezas; llevar el sistema airbag en el coche pero de forma complementaria al uso del cinturón; y en las motos llevar puesto un casco integral que cubra toda la cabeza y la cara.

La sesión me ha resultado muy amena y bastante productiva pues día a día, todos y cada uno de nosotros nos montamos en algún tipo de vehículo y probablemente, si seguimos todos los consejos que se nos han dado no produciremos un accidente y en caso de que tengamos un accidente porque otro vehículo nos envista o algo similar, podremos disminuir los daños del propio accidente, por lo que hay que estar concienciados de ponerse el cinturón, evitar todo aquellos que nos haga perder la atención, descansar cada dos horas cuando se está conduciendo, no beber alcohol y después coger el coche…

Por último, me gustaría destacar las cuestiones básicas que se nos han enseñado sobre Primeros Auxilios, pues TODOS deberíamos tener unas nociones básicas para saber cómo reaccionar en momentos de este tipo. Hasta hoy, no sabía muy bien cómo actuar ni cómo comportarme, por lo que esta sesión me ha servido a nivel personal muchísimo. Lo primero que hay que hacer cuando presenciamos un accidente es PROTEGER a los heridos sin empeorar nunca la situación; ALERTAR o AVISAR al número de emergencia (112) o al 061 (emergencia sanitaria) y especificar dónde estamos y muy importante, explicar qué estamos viendo exactamente para que así, puedan mandar los medios necesarios; y SOCORRER pero bajo ningún concepto hay que mover al herido a excepción de si se está quemando o se está ahogando, comprobar el pulso para ver el estado en el que se encuentra y si está perdiendo mucha sangre taponar la herida, pero no hacer torniquete porque podemos empeorar la situación.

fdo: MAGDALENA SÁNCHEZ LITRÁN

Clara dijo...

La ponencia del pasado Martes dedicada a Educación Vial y Accidentes de Tráfico llamó mucho mi atención. Son pocas las veces que hemos hablado de ello, ya que muchas cosas de las que nos explicaron las damos por sabidas. Lo más sorprendente es que siendo conscientes de ello, en la mayoría de las ocasiones pecamos de ser muy valientes y nos decimos a nosotros/as mimos/as ¿para qué me voy a poner el cinturón, si mi casa está a 5 minutos de aquí? He aquí, como dijo Juan Pablo en la exposición, no sabemos lo que en esos 5 minutos puede cambiar nuestra vida…

A veces, las prisas, el estrés…hace que cometamos esas pequeñas infracciones (saltarnos un STOP, no respetar un ceda el paso…) que parece que no tienen mayor importancia pero que puede significar mucho en un momento concreto ya que estamos hablando de la vida de personas las que están en juego por “esas pequeñas faltas”.

Para que reaccionemos, nos tienen que hablar de accidentes mortales, de las consecuencias que tiene el no respetar las NORMAS DE SEGURIDAD…es ahí cuando verdaderamente reaccionamos. Cuando nos hablan de que es la paraplejia, como era el caso de Toni, o la tetraplejia, o lo grave que puede ser una lesión en la médula espinal, es cuando nuestra conciencia empieza a funcionar.

Los primeros auxilios, estuve muy atenta a las palabras de Juan Pablo que desde su experiencia quería hacernos llegar que como bien sabemos NUESTRA VIDA ESTÁ EN NUESTRAS MANOS. Creo que es una tema al que no hemos dado importancia, de hecho en 4 años de carrera es la primera vez que vienen a explicarlos unas pequeñas nociones de qué hacer en caso de accidente…No se debe obviar ya que son pautas que en cualquier momento son necesarias para acudir ante cualquier situación que se de, lo que ocurre, es que en la mayoría de los casos no estamos preparados/as y no sabemos qué hacer…

P.A.S (proteger, avisar y socorrer).

Para terminar, apoyando lo que comenta David Cobos, la Educación Vial, es un tema con el que hay que trabajar y tratar con mayor importancia, dándole la relevancia social que se merece incorporándola como eje transversal en el ámbito educativo, como ya comenté en relación a la Educación para la muerte…hay que preparar a la ciudadanía, es tarea de todos y todas.

Clara dijo...

Nombre: Clara Luisa Garrido Garrucho.
Curso: 4ºConjunta de Educación y Trabajo Social.

BELEN MANCHON dijo...

BELEN MANCHÓN BAUTISTA
4º CONJUNTA TRABAJO Y EDUCACIÓN SOCIAL

La exposición del martes 17 me pareció bastante interesante, los exponentes dejaron claro cuales eran los objetivos perseguidos por la asociación AESLEME, además la exposición que hicieron sobre la educación vial fue de verdadero interés por el resto de alumnado.

AESLEME nació fruto de la preocupación por el alarmante incremento de lesiones medulares y traumatismos craneoencefálicos causados principalmente por accidentes, debido a las conclusiones de un estudio epidemiológico que realizaron conjuntamente, a finales de los 80. “Agarrate a la vida” es el lema de dicha asociación.

Para mí la educación vial es parte de la Educación Social, siendo una eficaz base de actuación ciudadana, dado que trata de crear hábitos y actitudes positivas de convivencia, de calidad de vida, calidad medioambiental y la SEGURIDAD VIAL.

Hoy en día es necesario este tipo de educción y no solo a la población más infantil, sino debe de ir destinada a todo tipo de colectivo y edades ya que como dice AESLEME la 1º causa de accidente son las distracciones, por eso desde mi puto de vista es de real importancia el concienciar y sensibilizar a la población sobre este tema.

La Educación vial es un proceso educativo que se inicia a la edad más temprana y se debe prolongar a lo largo de toda la vida, ya que cada edad y cada etapa del desarrollo del ser humano, afronta el fenómeno del tráfico de una forma diferente, necesitando por lo tanto un tratamiento educativo diferenciado. Un error que se da a menudo es reducir la Educación Vial a Formación de Conductores y considerar que los adultos sólo se educan vialmente cuando obtienen el permiso de conducción.

En conclusión me ha parecido un tema importante y que debe de ser divulgado por todo la población ya que es necesario para todos así reduciríamos el número de accidentes anuales y las causas de muerte o de lesiones graves.

Ana Belén Luna Barbancho dijo...

A través de esta conferencia que tuvimos la semana pasada, tuvimos la oportunidad de que profesionales que se dedica a la educación vial nos llevaran a la realidad de lo que supone conducir sin precaución.

Con ello me refiero, que cuando cogemos un coche, una moto, etc muchas personas no respetan los límites de la velocidad, los pasos de peatones,... de ahí que se hayan tomado medidas para tratar de paliar estos problemas como es el carnet por puntos.

Si bien es cierto, que hay diversas oponiones unas a favor y otras en contra, pero todo se hace con un objetivo: "evitar los accidentes y las muertes de personas"

Pero también tenemos que atender a los peatones, puesto que muchas veces son ellos los que se descuidan y causan accidentes. ¿Cuántas veces hemos pasado nosotros mismos por cualquier lado sin mirar si viene algún vehículo?
seguro que alguna vez en nuestra vida lo hemos hecho.

Por tanto, pienso que la educación vial es muy importante para todos los ciudadanos tanto para las personas que poseen permiso de conducción como los que no.

Nati Martínez dijo...

La charla sobre educación vial que se impartió en clase la semana pasada por dos miembros de la Asociación Aesleme, en general me pareció de lo más interesante y entretenida, pues realmente en la misma se trataron aspectos que ocurren constantemente en nuestra sociedad y que, bajo mi punto de vista, “ponen los bellos de punta.”

El lema bajo el cual se acoge la asociación, esto es, “”agárrate a la vida”, es muy adecuado al tema que se abarca, pues en definitiva se trata de agarrarnos a la vida y no cometer errores, que verdaderamente podemos evitar, que nos quiten la vida.

El mensaje que nos trasmitieron los ponentes me ha hecho reflexionar acerca de la peligrosidad extrema que entrañan los accidentes de tráfico así como las trágicas consecuencias que de ellos se derivan (paraplejias, tetraplejias, lesiones medulares, amputaciones…)

Los accidentes de tráfico son una de las principales causas de mortalidad en la sociedad actual, sobretodo en personas jóvenes. Debemos de tener en cuenta que esta realidad se puede prevenir, pues depende básicamente de nosotros. Por ello, debemos de pensar antes de actuar y llevar a la práctica una serie de medidas preventivas que resultan imprescindibles, por ejemplo: cinturón de seguridad, no beber ni tomar drogas si vamos a conducir, etc.

Sin embargo, no todas las personas tenemos la misma percepción del riesgo, a unos les da más respeto que a otros. No obstante, no debemos de confiar tanto en nuestra habilidad o destreza al volante, pues en un simple segundo pueden pasar muchas cosas, ya que aunque tengamos toda la habilidad posible todos estamos expuestos a vivir este tipo de situaciones.

En definitiva, pienso que realmente no estamos concienciados de la peligrosidad de esta realdad social, puesto que seguimos cometiendo los mismos errores y apenas empleamos medidas preventivas, seguimos cometiendo los mismos errores, prueba de ello son las estadísticas actuales.

En relación a tema que nos ocupa es relevante hablar de los primeros auxilios. En los mismos es importante tener presente que como ciudadanos estamos obligados moralmente a proteger, alertar y socorrer a las personas que hayan sufrido un accidente. Ante estos casos es importante mantener la calma y tranquilizar al paciente en todo momento hasta que lleguen los servicios de emergencia.

Por otro lado, también debemos hacer referencia a las posteriores consecuencias tras superar los catastróficos resultados del accidente. Pongámonos por ejemplo en el lugar de una persona que tras sufrir un accidente se queda parapléjica, como es el caso de uno de los ponentes. Esta persona debido a tal situación ve modificada su vida en en todos los sentidos, llevando tal situación incluso a problemas psicológicos, como el aislamiento, la baja autoestima, pocas ganas de vivir, etc. Aquí es relevante hablar de las muchísimas barreras arquitectónicas con las que se encuentran día a día estas personas, barreras que les impiden realizar sus tareas de la vida cotidiana como cualquier otra persona.

Para finalizar decir que a mí personalmente la charla me ha servido bastante para reflexionar y concienciarme de la peligrosidad que entraña esta realidad, por lo que me parece una buena charla de prevención. Agradezco la intervención de los ponentes, ya que en mi opinión han trasmitido el mensaje de forma clara e impactante.

Lucia dijo...

Como bien demostraron las compañeras en su exposición y los invitados que asistieron (educador social y un lesionado medular) la seguridad vial es algo muy importante que debemos de tener en cuenta y así se está haciendo; pues cada vez son más las normas que el estado está estableciendo en este tema con el fin de reducir las víctimas mortales y lesionados en casos de accidentes de tráfico.

Durante las exposiciones se debatieron temas bastante importantes como pudieron ser el exceso de velocidad, lo inconscientes que llegan a veces a ser los transeúntes a la hora de cruzar una vía…

Todos estos factores son una de las causas que hacen necesario interesarnos por la educación vial con el fin de reducir todos aquellos actos negativos.

Se piensa que a la hora de sacarse el carne de conducir te van a enseñar todas aquellas cosas que no debes hacer, pero no es así, por eso veo conveniente que desde niños se impartan clases sobre educación vial ya que este tema no solo forma parte de aquellas personas que van al volante como bien he mencionado antes, sino que los caminantes también deben de entender sobre las normas y sobre todo deberíamos centrarnos en niños y en personas de la tercera edad, pues son los que más incumplen las normas. ¿Cuántas veces no hemos visto a un niño cruzar la calle cuando el semáforo estaba en rojo?

Todo esto tiene solución; fomentemos la educación vial.

Esperanza dijo...

'No pasa nada', es lo que todos decimos, porque creemos que somos dueños de nosotros mismos, y lo somos más bien de lo que hacemos con nosotros mismos y de las oportunidades que las circunstancias nos otorgan.

Pero dejemos de pensar en nosotros mismos, y pensemos un poco en los demás. No es 'no me va a pasar nada', debemos pasar de esta visión a la de concienciarnos de qué le puede pasar al otro si cometo alguna infracción vial.

La tarea de concienciación de los miembros de la Asociación AESLEME fue personalmente muy efectiva, sobre todo por los vídeos, que mostraban las realidades de lo que pasaría si cumpliésemos las normas de Seguridad Vial, y de lo que no pasaría en caso contrario.

Además de cómo transmitían sus objetivos de sensibilización a través de su discurso, las presentaciones con los ruidos te alertaban a la vez de lo que querían expresar.

En la exposición sobre Seguridad Vial y Educación, de la que formé parte, llegamos a la conclusión con los compañeros y compañeras que la educación vial en las aulas es casi inexistente, y solo aparece por campañas puntuales como la que nos han ofrecido.

Es necesario incentivar la labor educativa en esta temática, sobre todo en la edad de la adolescencia cuando se comienza a estudiar para conseguir las licencias de motos, y posteriormente a los 18 años, la licencia de conducción del carné B.

Personalmente, aprendí sobre el tema de los cascos, respecto a su efectividad y validez dentro de la normativa legal.

Un saludo!

Miguel Rodríguez Guerrero dijo...

La presente exposición sobre Educación Vial ofrecida por la asociación AESLEME trajo para mí la conclusión principal de que la Educación Vial es necesaria para el contexto social actual.
Ello, se puede justificar solamente con el hecho de que los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte y discapacidad en menores de 34 años.

Aunque bien es cierto que desde hace algunos años se está incidiendo mucho en el tema desde las instituciones públicas por medio de campañas informativas y de prevención, debemos de continuar trabajando en esta temática y formar a los niñ@s, adolescentes, jóvenes, adultos y, en síntesis, cualquier persona sobre los riesgos que contiene el no hacer un buen uso de la conducción de un vehículo.

En este sentido, la exposición realizada por los dos profesionales de AESLEME fue satisfactoria y favorecedora pues, nos mostraron desde los aspectos más básicos (medidas preventivas como uso del cinturón de seguridad, casco, etc) hasta algunos más específicos y complejos pero también necesarios (buena colocación del reposa cabezas, algunos primeros auxilios,etc.).
Además, me pareció también bastante interesante el concepto de P.A.S (Proteger, Alertar y Socorrer), así como las consecuencias funestas que pueden tener los accidentes de tráfico.

Por último, anotar que los trabajadores y educadores sociales debemos de crear y promover este tipo de campañas, para formar a la población, y acercar la importancia de la Seguridad Vial hacia el imaginario colectivo.
Se trata de una vía de actuación profesional importante, en la que nuestras herramientas profesionales educativas pueden aportar muchísimo en la mejora de la educación vial y prevención de accidentes en las poblaciones.

Luisa Gutiérrez dijo...

La exposición de este día sobre la importancia de la Educación Vial y de la Seguridad Vial por parte de representantes de la Fundación AESLEME ha sido a mi parecer bastante interesante, dado que se ha reflexionado sobre la importancia de poner en práctica una serie de conductas y valores viales para evitar posibles accidentes de tráfico.

La exposición ha comenzado bajo el lema: ‘’Agárrate a la vida’’. Una expresión de la que muchos de nosotros/as no somos conscientes verdaderamente de lo que implica, siendo en este caso, el desarrollar pautas viales como la de ponerse el cinturón o el casco, o de respetar las señales y los límites de velocidad. De esta forma, podremos ‘agarrarnos a la vida’.

Los accidentes de tráfico, según nos comentaban, son la primera causa de muerte y discapacidad en menores de 34 años. Un dato bastante impactante y que pone en evidencia la falta de información, o más bien, la falta de concienciación existente en la sociedad obre la importancia de llevar a cabo una Seguridad Vial adecuada.

Solemos consolarnos con el típico dicho de ‘’Si no pasa nada…”, algo que como vemos, no siempre sirve. Siempre se intenta poner escusas para evitar conductas viales adecuadas: sólo estoy a cinco minutos, siempre hago el mismo camino, por una vez que no me ponga el cinturón de seguridad,… Frases que llevan a un riesgo en la conducción: un accidente de tráfico, bien provocando la muerte, lesiones o la gran suerte de no pasarnos nada. ¿Pero para qué queremos estar en una situación en la que arriesgar nuestra vida como en una ruleta de la suerte?

Otro de los aspectos comentados en clase ha sido los factores causantes de los accidentes de tráfico: consumo de alcohol, drogas, otras distracciones como el uso del móvil, ajustar la radio, poner un CD, DVD,…

Así mismo, se han planteado la Importancia del uso del casco y de medidas preventivas, como el uso del cinturón, ya que son las que finalmente nos salvan la vida. El uso del cinturón, no es una tontería, es la mejor forma de prevenir lesiones y muertes por accidente de tráfico. De hecho, hemos visto una serie de vídeos comparativos sobre el uso y no uso del cinturón de seguridad en la conducción y los resultados son drásticamente diferentes.

Otro de los aspectos que se han tratado han sido las formas de actuación ante un accidente, es decir, los primeros auxilios, concretamente el P.A.S: Proteger, Alertar y Socorrer. Como consejos generales se advierte no quitar casco, presionar la hemorragia (no torniquete), apoyo psicológico, tapar…

Por último, se han hablado de la existencia de barreras arquitectónicas y sociales (además de laborales), aunque en menor medida, para personas con discapacidad como consecuencia de accidentes de tráfico, en este caso, con necesidad de utilizar una silla de ruedas como sucedía con uno de los portavoces de la exposición. Existen importantes barreras sociales que se deben de paliar mediante la concienciación ciudadana y accesibilidad universal a los recursos.

Una frase que me ha llamado la atención ha sido: ‘’la vida no se termina’’. Es decir, el hecho de ser persona con discapacidad no implica que se acaben las oportunidades de crecer como persona.

En definitiva, pongamos en práctica las conductas y valores viales que garanticen nuestra Seguridad Vial y dejemos a un lado las escusas que no llegan a ningún camino. Pensemos en nuestras familias y amigos; no hagamos que un mal gesto en la carretera sea la causa de una enfermedad para toda la vida o de una muerte inesperada.

Miriam dijo...

¡ES IMPORTANTE PERO NO SOMOS CONSCIENTES!

La exposición realizada sobre la Educación Vial y Seguridad Vial por dos representantes de la Fundación AESLEME, me pareció de gran importancia. Ya que es un tema que se trata en muchos cursos pero que no se llega a interiorizar plenamente.
Por tanto, veo muy necesario que aumente este tipo de formación y más aun en cursos de primarias y secundaria. Ya que desde pequeños deben ser conscientes de los perjuicios que traer determinas acciones.

Para llevar esta educación a las clases veo imprescindible que se creen un espacio de reflexión donde los niños no solo se informen, sino que ellos mismo desarrollen una autocritica sobre las actuaciones que ponen en riesgo la vida de los demás y la suya propia.

No obstante, aunque haya hecho mención a la educación vial en estas edades más temprana, es importante que esta se reciba en todas las edades. Pues la exposición que se ha realizado en clase nos ha servido a todos, ya que muchos de los aspectos nombrados no se tienen en cuenta cuando vamos por la carretera o andando, pues solemos pensar que le pasan a otros pero a mí no.
Por tanto, decir que esta no debe ser trasmitida solo en la educación formal sino también en la informal. Siendo necesario, que las personas conscientes de estos riesgos sean responsables de las personas con la que se relacionan (familias, amigos etc.) y que no tengan en cuenta estas actuaciones de seguridad vial.

ISA dijo...

¡Hola a tod@s! yo también quiero manifestar mi opinión sobre la seguridad vial y sobre la conferencia que tuvimos el pasado martes. Por un lado, pienso como muchos compañeros que nuestra sociedad tiene una carencia de educación vial enorme, y sobre todo, pienso que muchas personas no están concienciadas del hecho que no es sólo su vida la que ponen en peligro cuando no conducen como deben, sino que gente que no tiene por qué querer arriesgar su vida, puede verse seriamente perjudicada. En este sentido, me parece muy acertado que las campañas de prevención vayan dirigidas a sensibilizar de las consecuencias que un accidente de tráfico tiene para el propio conductor, pero también de los efectos que pueden tener en sus familias y en otras personas que se vea involucrada sin tener culpa. Concretamente, en la sesión de prevención para la seguridad vial de la asociación “AESLEME” a la que asistimos el pasado martes, los chicos que exponían, nombraron y recordaron en diferentes ocasiones cómo los accidentes de tráfico que podamos sufrir van a cambiar no sólo nuestra vida, sino también la de nuestras familias. Así, además de ser muy buenos comunicadores, que en todo momento consiguieron atraer nuestra atención y que sus mensajes nos concienciaran realmente, el utilizar a la familia para poder “enganchar” a los destinatarios de su ponencia me parece una opción totalmente acertada. Evidentemente todo el mundo quiere muchísimo a sus familiares, incluso en más de una ocasión habremos escuchado a alguien decir que prefiere “morir u enfermar antes que muera o enferme alguien de los suyos”, por lo que advertir que no sólo es la propia vida la que queda destrozada con un accidente de tráfico, sino que también cambian y quedan destrozadas las vidas de los familiares, es una forma muy acertada y sobre todo, muy cercana a la realidad, de prevenir malos hábitos en la conducción.
Tan eficaz me parece este tipo de concienciación, que a continuación, destaco unos anuncios de la DGT (Dirección General de Tráfico) que seguro recordaréis, en los que el ámbito familiar es utilizado para la prevención de accidentes de tráfico: http://www.youtube.com/watch?v=9q6qosR9MSw&NR=1&feature=fvwp
http://www.youtube.com/watch?v=OUzV9Gno20M

Por otro lado, me parecería muy útil que las campañas de prevención se dirigiesen a concienciar sobre las víctimas de los accidentes consecuencia de la mala conducción o de las imprudencias de otros. Nunca he visto ninguna iniciativa de este tipo, pero sería muy efectivo mostrar a la población el sufrimiento de estas víctimas y de sus familiares, pero también, el remordimiento de conciencia que puede marcar toda la vida si una persona o varias, mueren o sufren algún tipo de discapacidad por culpa de la propia imprudencia al volante.

Respecto todo lo anterior, sería interesante saber qué tipo de mensajes son los que más conciencian a los destinatarios, comparando las campañas con el número de víctimas por accidentes de tráfico.

Por último, me gustaría resaltar que aunque toda la sociedad necesita educación vial, ganaremos mucho más, y será mucho más útil, intensificar estas acciones preventivas con la población infantil y adolescente, pues los valores que se aprenden en estas etapas, son realmente interiorizados por las personas, lo que es más difícil conseguir en edades más avanzadas. Así, me parece muy acertada la campaña de prevención de “AESLEME”, que como nos dijeron se realiza para los adolescentes, y recomiendo que adapten una presentación para la población infantil. En este sentido, destaco el mensaje de uno de los anuncios que nos pusieron: “Good drivers, only drive” (“Los buenos conductores, sólo conducen”) pues sobre todo la población más joven, bien por los mensajes que reciben de algunas series y películas, de alguna publicidad… asocia el ser buen conductor con una conducción arriesgada.

Lucrecia! dijo...

Aunque hace ya más de medio mes que la asociación AESLEME vino a clase a realizar la exposición acerca de educación vial, y muchos de los sentimientos e impresiones con los que salí de esa clase se han olvidado; a día de hoy sigo recordando el gran impacto que esta campaña de sensibilización ha tenido sobre mí y estoy segura que sobre muchos compañeros.

Ha sido, en cuarto de carrera, la primera vez que he acudido a una exposición sobre Educación Vial. Una pena, pues bajo mi parecer, es algo que desde la educación secundaria, donde los primeros adolescentes están comenzando a tener sus primeras motos, debería de tenerse muy en cuenta, debería de hablarse constantemente de ello para sensibilizarnos desde esa etapa tan importante en la que tantas cosas “absorbemos”, la adolescencia. Son muchos jóvenes los que mueren, los que quedan discapacitados, tetraplégicos... a causa de accidentes de tráfico. Por ello repito que la Educación Vial es muy importante en la sociedad actual, en la que cada vez que hay un fin de semana, un puente, vacaciones... muchas personas dejan la vida en las carreteras españolas.

Es por ello que desde aquí quiero dar las gracias, además de felicitar, a los profesionales que a través de AESLEME vinieron a la universidad a enseñarnos todo lo que ellos saben. Consejos en caso de accidente, consejos para evitar accidentes, evitar lesiones...

Es importante que desde la Educación Social, como futuros profesionales, tengamos este ámbito muy en cuenta.

María Partida Castillo dijo...

La exposición de dos miembros de la Asociación AESLEME ha tenido un carácter elocuente. Me parece que han realizado una exposición esclarecedora y sensible incidiendo sobre los aspectos más importantes que la población debe conocer y especialmente los jóvenes, y que a día de hoy no se cumplen, como puede ser el hecho de ponerse un casco.
Las intervenciones en estas materias son esenciales, porque se cobran la vida de muchas personas, y realmente no estamos concienciados. Pensamos que nunca nos puede pasar a nosotros.
En relación a los contenidos de actuación de primeros auxilios me han servido enormemente y es que son circunstancias en las que todos nos podemos encontrar en algún momento y es por ello que necesitamos que nos informen al respecto.
Parece oportuno que los contenidos en materia vial y primeros auxilios sean expuestos en las aulas de los diferentes centros escolares como prevención primaria, y sobre todo a las personas que se encuentren en tramos de edades con más riesgo de accidentes como son las de 18-30 años.
Considero que las intervenciones deben ir en la línea en la que se nos ha presentado, son intervenciones realistas, cercanas y sobre todo cumplen el carácter de concienciar a las personas , que es lo que se pretende.
La figura del educador social se torna de importancia en esta materia. Se requieren de espacios educativos donde se puedan incidir en la educación vial. Los centros educativos se convierten en el lugar idóneo para educar a la población sobre esta materia , ya que serán el futuro de nuestra sociedad. Pero, no solo podemos incidir en los centros escolares también debe tenerse en cuenta el resto de agentes socializadores, ya que tienen la responsabilidad de educar en este sentido; la familia como agente por excelencia, centros de trabajo, mass media… la sociedad en general debe tener presente la educación vial.

Marta Ginesta dijo...

España es un país que a pesar de sus increíbles normas de seguridad vial, tiene un índice de accidentes muy superior a otros países como Alemania, donde el control de velocidad es menor.

En Alemania por ejemplo o Portugal, por sus distancias tan largas y carreteras tan rectas, puede que ocurra esto, que la velocidad permitida sea mucho mayor.

Pero a pesar de que España tenga también una extensión considerable, no implica que la calidad de sus carreteras sea igual de buena que la de otros países europeos. Si unimos esto a la moral cultural de cada país, también encontramos serias diferencias que por supuesto tienen que ver luego a la seguridad vial y a todos los aspectos de nuestra vida.

La educación vial, por tanto, es tan importante como cualquier materia. Creo que nuestro sistema educativo incide en unas competencias básicas y no trabaja temáticas transversales, como podría ser la seguridad vial u otras cuestiones que sería imprescindible tratar en la escuela. Debemos entender que el futuro son las generaciones jóvenes, y que salgan preparados a la vida real es fundamental.

Además del sistema educativo, si contemplamos que la educación es permanente y para toda la vida, una buena manera de educar fuera del sistema es con los buenos anuncios del gobierno, pancartas, etc. Hay que llegar a la población y concienciar de la importancia y responsabilidad que tenemos cuando manejamos un coche, una moto u otro vehículo.

Ana Belén dijo...

La “Educación Vial y la Prevención de Accidentes” me parece una temática fundamental y de urgente necesidad en la actualidad dado los acontecimientos acaecidos. Y es que los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte y discapacidad en jóvenes menores de 34 años. Además debemos tener en cuenta la multitud de daños colaterales que puede suponer un accidente y la de víctimas inocentes que ven truncadas sus vidas en un instante.

Os dejo el siguiente enlace de varios anuncios de la Dirección General de Tráfico muy impactantes precisamente sobre el contenido comentado de las víctimas y daños de los accidentes:
http://www.youtube.com/watch?v=zb2YCcJ9Lio


Lo que me parece realmente sorprendente es que aún en los tiempos en los que nos encontramos la población en general no esté totalmente concienciada de la importancia de adoptar medidas preventivas como el uso del cinturón, del caso o respetar la velocidad indicada. Así pues la mayoría de los testimonios por lamentable que nos resulte adopta este tipo de medidas por miedo a la sanción pero no por su propia salud y la de sus acompañantes.

Precisamente por estos hechos considero que debemos de insistir en la prevención y promoción de la salud, en formación, en educación vial sobre todo en el ámbito escolar para que de pequeñitos empiecen a comprender los riesgos que supone la carretera y conozcan de qué forman deber ir por ella. Y no es que tengan miedo de ella pero si respeto, puesto que se puede hacer un uso de todos los medios de transporte pero siempre y cuando sea responsable al igual que ocurre con el resto de cuestiones.

Por todo ello considero que se debe apostar más por este tipo de estrategias e invertir más en prevención, ya que no debe ser visto como un gasto sino como una inversión que a largo plazo va a resultar más ventajoso y gratificante al salvar vidas, disminuir los accidentes y en este mundo capitalista digámoslo porque no ahorro en servicios sanitarios de atención y rehabilitación o pensión por discapacidad.


Ana Belén Vico.

Marta dijo...

Desgraciadamente no pude asistir a la clase de Educación Vial, pero realmente me hubiera gustado ya que estaba interesada.
Creo que la asignatura de Educación Vial y Seguridad Vial la tenemos suspendida todos, y digo todos refiriéndome a toda la sociedad. Estoy de acuerdo con algunos de los comentarios que han puesto mis compañeros, y es que todos pensamos: "no va a pasar nada", "a mí no me va a tocar", "yo controlo", pero ¿por qué no? Llevemos un coche, un camión, una moto, cualquier automóvil, estos no dejan de ser una máquina que hace lo que nosotros le indiquemos. Esta máquina no sabe cuando tiene que frenar, ni cuando tiene que girar, ni pararse porque un semáforo esté en rojo, ni ceder el paso a un peatón. No está programada para saber actuar ante un accidente, ni nada. Como todas las máquinas, atienden a nuestras indicaciones, no es un ser humano con reflejos, ni capacidad de actuar ante situaciones complejas. Pero no solo se trata de estas máquinas, sino también de nosotros como peatones, ya que no actuamos correctamente cuando somos peatones en la calle. No solemos mirar a ambos lados de la calle cuando vamos a cruzarla, a veces damos una carrerita para coger el semáforo en intermitente, y que cuando se ponga en rojo estar ya al menos a mitad del cruce. Pero cuando realizamos todas estas acciones inadecuadas, ¿pensamos en el resto de los ciudadanos? Nosotros nos jugamos la vida saltándonos ese semáforo, cruzando la calle por lugares que no se puede, corriendo para coger ese semáforo en rojo o en verde, ya sea si vamos como peatones o como conductores, adelantamos con el fin de llegar antes a los sitios pero...nos hemos parado a pensar que: ¿y si por correr no llegamos?, ¿hemos pensado que también ponemos en riesgo al resto de los ciudadanos que conduzcan o sean peatones en ese momento?, ¿y si ese día que corremos por cruzar en intermitente, el coche que viene decide echar otra carrerita para que el semáforo no le coja tampoco? miles de posibilidades hay de que todo esto ocurra, pero "a nosotros nunca nos va a pasar", hasta que nos pasa. Y hasta que no pasa, no escarmentamos, y aún así después, seguimos pensando que no tendremos la mala suerte que sucederá de nuevo. Desgraciadamente he tenido que vivir una situación muy de cerca, por accidente de tráfico. Del cual uno de las tres víctimas murió, otro quedó gravemente herido, y con discapacidad física actualmente, y otro quedó ileso. ¿Quién quedó ileso? Justo el que estaba haciendo la acción inadecuada, justo el que decidió adelantar para llegar antes. Justo el que en ese momento no pensó que la persona que iba con él podría no llegar antes como él quería por lo que estaba haciendo, o mejor dicho, que no iba a llegar, al igual que la otra víctima, que tampoco pudo llegar, pero ha tenido la suerte de que probablemente llegará algún día. No depende ni de la suerte, ni de las máquinas, sino de nosotros mismos.
Como dije al principio esta asignatura la tenemos suspendida, pero tenemos que hacer un esfuerzo por aprobarla, tenemos que concienciarnos de que ponemos en riesgo nuestra vida y la de los demás y que tenemos que corregirlo cuanto antes, porque cada vez son más las víctimas de accidentes de tráfico. Para ello está la asignatura de Educación Vial y la Seguridad Vial, para sensibilizar a la población y concienciarla de que esto debe cambiar.

yolanda dijo...

La exposición sobre la "Educación Vial y Prevención de accidentes" me parecio muy interesante y sobre todo útil para los jóvenes y adultos, ya que las personas debemos ser conscientes de lo que puede ocurrir si no se respetan las normas, no nos ponemos los cinturones, si bebemos alcohol y tomamos algunas sustancias, etc, ya que todo esto afecta y puede producir la muerte tanto de nosotros como de los demás.
Por ello, después de observar esta exposición, me fui muy pensativa a mi casa, pensando en todo lo que puede ocurrir si actuamos de una forma inadecuada y el daño que le podemos causar a los demás sin tener ellos culpa de nada.
Así, pienso que este tipo de actividades, es decir, de prevención, se deberían desarrollar más a menudo en la sociedad, centros escolares, universidades, etc, con el fin de que todas las personas se den cuenta de que podemos poner en peligro la vida de los demás y la nuestra, cometiendo actos inadecuados en la sociedad.

Jaime dijo...

Interesantísima la conferencia dedicada a Educación vial implantada por AELESME, en su campaña “Agárrate a la vida”. Primeramente destacar que es un tema que cada vez copa mayor protagonismo y el interés en mí por estos temas es muy elevado. Muchas son las conclusiones que pueden desprenderse de la misma y será lo que trataré de exponer en las siguientes líneas.
En primer lugar me gustaría señalar como bien se comentó en la conferencia que la percepción del riesgo la tenemos muy lejana, tanto en este asunto como en otros, pero me centraré específicamente en materia de educación vial. No contemplamos el peligro e incluso no consideramos que los hechos que pueden ocurrir a algunos pueden sucedernos a nosotros. La falta de sensibilización en este tema de educación vial es brutal. Los anuncios, consejos como los vertidos por el Gobierno Estatal en sus respectivas campañas son de tal envergadura que incluso nos cuesta en ocasiones visionarlo. Pero ¿tienen efecto? En absoluto. Mientras, los asfaltos de las carreteras aún siguen siendo testigos de las incesantes muertes que día a día, años tras años en la misma se suceden.
Lo cierto es que como se decide coloquialmente, hasta que no vemos “las orejas al lobo” no tratamos de tomar medidas y concienciarnos. E incluso, esta tendencia suele ser breve y temporal en ocasiones, abandonando esta actitud precavida cuando el tiempo ya haya transcurrido y en nuestras mentes solo quede un vago recuerdo del incidente.
Algo que también me llamó especialmente la atención y ciertamente coincido con ello es que solo solemos actuar con precaución cuando ello puede suponer multas o pérdidas de puntos de carnet. Desgraciadamente es así, y por ello me muestro completamente partidario del sistema por puntos que parece ser, goza de resultados positivos.
Considero necesario y primordial la educación vial. Pero como ya comento la percepción del riesgo tan lejana provoca que en ocasiones campañas y programas destinados a ello no tengan efecto. Parecer ser que las actuaciones necesitan de una nueva orientación. Pienso que ello no debe basarse en actuaciones informativas, la población ha de ser miembros activos de estas campañas y por muy duro que parezca ofrecer la dureza de la realidad, todo con el fin de interiorizar los peligros ante el volante. Sin embargo, como ya cité las campañas de la DGT me parecen que van esa línea e incluso tratan de tocar la fibra sensible de la población para así aumentar esa autoconciencias. Pero los resultados están ahí, y las cifras de accidentes en carreteras no descienden. ¿Qué hacer? está comprobado que lo que mejor funciona es que las personas vean mermados sus bolsillos ante posibles imprudencias. Si los resultados así lo atestiguan… bienvenidas sean las medidas que vayan en esa dirección….

Jaime Palacios Naves
3º dipl. conjunta Trabajo Social y Educación Social.

Mariquilla dijo...

La educación vial y prevención de accidentes es un tema importante dentro de la salud, pues puede llegar a prevenir muchos accidentes y a que conozcamos desde pequeños cuáles pueden ser las consecuencias de una mala conducción.

Muchas somos las personas que cuando éramos unos niños de apenas 7 u 8 años, asistíamos a lo que recordamos los circuitos de educación vial, en el que en un momento éramos peatones y después éramos conductores que debíamos respetar todas las señales de tráfico que nos encontrábamos y que anteriormente nos habían explicado.

Con esto quiero resaltar, que la educación vial y la prevención de accidentes, es muy satisfactoria hacerla en los primeros años de aprendizaje para que crezcan concienciados.

El Ministerio de Defensa, ha planteado una estrategia de Seguridad Vial para el período 2011-2020, la cual recoge 172 medidas concretas para mejorar la seguridad vial, importante para la salud tanto de los ciudadanos conductores como de los ciudadanos de a pie.

ISABEL Mª MUÑOZ PERALBO dijo...

El trabajo realizado por mis compañeros/as me ha parecido muy interesante aunque más interesante aún lo ha sido la charla dado por los ponentes en materia de Educación vial. Es un tema que es bien conocido por todos pero que desgradaciadamente, no la llevamos a cabo en la práctica de forma coherente, responsable y con cierta autoconciencia. Me pareció importante el enfasis que los ponentes hicieron en cuanto a los detalles explicitados sobre la ubicacion y el uso del cinturon y el papel que ejerce en el mismo. Pienso que aunque todos estamos nutridos de una inmesidad de bagajes, consejos e información, se debería potenciar mucho la autociencia social en cuanto a esta temática puesto que siempre pensamos que nunca pasará nada, hasta que sucede y esta tiene desenlaces en algunos casos irremediables y catastróficos.

María José dijo...

La charla llevada a cabo sobre educación vial y accidentes me resultó muy interesante. La verdad, sentí en más de una ocasión que se hablaba de palabras y situaciones duras, pero desgraciadamente, esa es la realidad. La carretera no es un juego, algo de lo que muchas personas, sobre todo los más jóvenes, no tienen conciencia. Personalmente, me angustia cuando veo por la carretera chicos en motos y niñas súper pintadas y peinadas, que no se ponen el casco, para no “despeinarse”. ¿Dónde está el sentido común? Recuerdo esa época en la que todos llevaban el típico casco “quita multas”, que se solía poner, únicamente, para evitar las multas por los civiles, pero que tan pocas muertes ha podido evitar. No se puede jugar con fuego, pues no sólo pones en peligro tu vida, sino la vida de más personas. Y jugar en la carretera es jugar con fuego. A la vista está que las normas y leyes impuestas en Tráfico sobre la conducción segura, es algo que no acaba de concienciar completamente a la población. De buena mano conozco personas, que COMPITEN, entre risas, por ver quien tiene menos puntos en el carné. Sin palabras…

Pienso que la charla llevada a cabo en clase fue muy importante, pues la sensibilización, en lo que a los profesionales de la educación social concierne, no basta únicamente con palabras y power points, para concienciar hay que llamar la atención de las personas, hay que hacerles ver la realidad. Y realmente, las imágenes y anuncios llevados a cabo por las campañas de sensibilización en carretera, son bastante chocantes y, desgraciadamente, reales. Me da pena que tenga que ser de esa forma como hemos de concienciarnos las personas sobre los peligros en la carretera, tener un amigo que se encuentra en silla de ruedas, debido a un irresponsable al volante, presenciar la pérdida de amigos o amigas, debido al alcohol… con un descuido basta, con una copa basta. Esto es serio y se ha tomar como tal, pues algo que no tomemos en serio y de lo que no tengamos percepción de los peligros que conlleva, es grave. Nadie ha de posarse en el extremo del miedo a conducir o miedo a cruzar la calle, por supuesto, pero poseyendo los conocimientos necesarios y percibiendo la realidad y los peligros que conlleva el mal uso del comportamiento en carretera, son conductas que, simplemente, te pueden salvar la vida y la de los tuyos.

suarez dijo...

Hola de nuevo compañeros!

Ante todo mostrar mi gran satisfacción por haber acudido a la charla de AESLEME (Mutua Madrileña) y es que, la sesión llamada "Agárrate a la vida" sobre la importancia de una buena educación vial, ha sido realmente impactanate y beneficiosa para mí.

Decir que he considerado de gran imporatnacia todos los aspectos tratados, y es que en concreto ese tema me interesa mucho y siempre me ha impactado. Además considero fundamental las nociones básicas sobre primeros auxilios que nos han dado, y es que me a hecho darme cuenta de lo poco que se, y de que en el caso de encontrarme con un accidente,mi profunda ignanorancia en estos aspectos básico me habrían llevado a un entorpecimiento y empeoramiento de una situación de accidente de tráfico.

De esta manera, y aunque suene algo útopico pero no deja de ser cierto, desde que aquel día, cuando salí de clase, cada vez que he visto a alguien haciendo algo imprudente al volante, ya sean amigos o familiares, he puesto ejemplos como los que aquel día me pusieron a mí, y además lo he hecho sonrriendo y satisfecha de lo que hacía porque al igual que a mí , esos ejemplos también han impactado a mis amigos y familiares hasta el punto de dejar de ser imprudentes.

Por eso, solo tengo que decir dos cosas respecto a esa exposisción, gracias por la oportunidad que nos brindasteis, y la segunda es que estoy totalmente de acuerdo en la necesidad inminete de impartir una adecuada educación vial desde la infancia, porque es preferible prevenir que curar, y ser consecuentes de los actos sin que nadie ( ya sea yo, u otra persona) tenga que ponerte ejemplos desagradables que te hagan reflexionar...

Un saludo!